As soon as the good times roll. Scorpions

Lo sé, lo sé, no es miércoles. Los niños han acabado y el horario de vacaciones se ha impuesto súbitamente en la, ya de por sí, complicada vida familiar.

Los tiempos que antes tenia para escribir y hacer mis cosas, ahora se han llenado de toallas, bañadores y series de Netflix.

En estos mismos momentos justo después de comer, están viendo Stranger Things, temporada 4. Eddie, acaba de tocar el Master Of Puppets y a Unai y a mi se nos ponen los pelos de punta.

Lo confieso. Ha sido escuchar el solo de guitarra y me he enganchado al capítulo de hoy. El capítulo se ha solapado con la piscina y retomo la canción de hoy a punto de dar las nueve de la noche.

En breve vendrán con las demandas de la cena, así que no sé cuánto tiempo voy a poder alargar este momento de tranquilidad.

No creo que tarde mucho en empezar a sonar el telefonillo. Serán las criaturas de la noche exigiendo sus alimentos para poder continuar sus juegos nocturnos en la urbanización.

Buscan su bocata, lo cogen por la fuerza y salen disparados como murciélagos del infierno.

Cuantas referencias a grandes clásicos, ¿no?

No hay nada en el mundo como ser niño y que empiece el verano.

Todavía recuerdo con intensidad el último viaje en Metro o la última vez que cogía el autobús de cada día. La sensación de libertad iba creciendo con cada parada que íbamos dejando atrás.

Tras pasar la zona de adoquines que me había despertado durante todo el año para avisarme que llegaba mi parada, tocaba el timbre y según se abrían las puertas del bus y el calor entraba de golpe en aquellos primeros autobuses con aire acondicionado, yo accedía directamente al paraíso.

Nada de madrugar, mañanas en la piscina del club, tardes en la de los amigos y noches en la calle. Ese era el único horario del verano, sabiendo que la hora de comer era a las 14 y que para cenar nos teníamos que preparar algo desde que mi madre impuso la norma de que ella ya no se ocupaba más de las cenas.

Si querías cenar, te lo preparabas.

Esa misma norma he impuesto yo, aunque me la salto bastantes veces sobre todo con las pequeñas porque el desaguisado que me dejan en la cocina me lleva más tiempo de limpieza que el que me llevaría prepararlas algo.

Pues ese es exactamente el horario que han adoptado mis hijos, y no hay cosa en el mundo que me pueda gustar más.

Conozco esa sensación y quiero que ellos la experimenten y la expriman todo lo que puedan porque sé que serán felices, muy felices, mientras lo hacen.

Y durante los tres próximos meses es lo único que me importa.

As soon as the good times roll

Quizás esto varíe un poco mis rutinas, quizás los miércoles dejen de ser los protagonistas y dejen paso a los lunes o a los domingos, ¿quién sabe?

Añadimos un poco de misterio a las publicaciones que no quiero que esto se convierta en una obligación rutinaria.

Además, si me despisto alguna semana, igual nadie se percata.

Volvamos a esos veranos en los que la piscina y los juegos en la calle eran los protagonistas.

En el tocadiscos de casa, en el antiguo, el que nos quedamos los chicos una vez tuvimos nuestras habitaciones en la buhardilla, los discos que más veces giraban a 33 RPM eran sin duda los de Scorpions.

Tokio Tapes, World wide Live, Loverdrive, Animal Magnetism, Blackout y Love at first Sting.

No había día que uno de nosotros no pusiera alguno de esos discos algunos de los cuales, además de en vinilo, también lo teníamos en cassette.

Podíamos estar achicharrándonos en la buhardilla que alcanzaba unas temperaturas récord cada verano, pero si estaba sonando alguno de esos discos aguantábamos con devoción y respeto.

En enero de 1989 con mis 17 años recién cumplidos asistí a mi primer concierto con mis dos hermanos. No podía ser otro que el de Scorpions.

Recuerdo el extraño y nuevo olor que había en las inmediaciones del antiguo Pabellón de baloncesto del Real Madrid, la larga fila de melenudos que esperaban pacíficamente a que avanzara la cola para entrar en el recinto, la gente sentada en el suelo con sus litronas y sus botellas de dos litros de calimocho esperando a que salieran los grupos.

Nosotros vimos el concierto desde la grada porque nuestra inexperiencia nos indicaba que era lo más prudente. Recuerdo también con claridad sorprenderme con el movimiento uniforme de la masa del público de la pista movido por los acordes de las canciones y pensar que algún día yo quería estar allí en medio.

Lo estuve, muchas veces, formando parte de esos movimientos y de esas oleadas que te transportaban de un lugar a otro sin necesidad de usar los pies.

No sé si era la energía de los grupos o la nuestra propia de la juventud, o quizás una mezcla de ambas, hacían de esos conciertos algo completamente único y especial.

Han pasado ya muchos años desde aquellas sensaciones, muchos momentos buenos y muchos malos, momentos movidos y vividos por energías diferentes, momentos que han ido marcando el devenir de mi vida igual que lo marcaron ese primer concierto, el primer beso, la primera borrachera o el primer porro.

No se puede volver a revivir esos momentos de la misma manera porque ya no somos aquellas personas. El antiguo pabellón de baloncesto se ha transformado en cuatro grandes torres y yo trabajo para levantar la vida de los cuatro pilares de mi vida.

Sin embargo, en aproximadamente dos semanas mis hermanos y yo volveremos a sentir el mismo calor que cuando escuchábamos al grupo alemán en la buhardilla de casa, y volveremos a cantar las canciones que un día nos unieron, y estoy seguro que nos abrazaremos cuando Klaus Meine nos diga que es como volver a casa, porque será verdad, será como volver al hogar que nos ha mantenido unidos durante tantos años con viejas melodías compartidas y con solos de guitarra que quedaron grabados a fuego en nuestra historia familiar.

No hay nada como compartir esa energía con un hermano y yo tengo la suerte de que lo hago bastante a menudo y no con uno, con cinco.

Así que, si sientes que toda tu vida está llena de complicaciones, y que casi todo lo que intentas termina en nuevas frustraciones. Si sientes que la vida está pasando, pasando, coge el tren de los tiempos mejores y rockea esta noche, porque los tiempos difíciles pasan tan pronto como lleguen los buenos.

If you feel real sad sometimes
Caught in bad vibrations
And it seems you’ve lost your drive
And your destination
If you feel that life’s passing by, passing by
Catch the train of better times
Rock tonight

Hard times go
As soon as the good times roll
Hard times go
As soon as the good times roll

If you feel that all your life
Is packed with complications
And almost everything you try
Ends up in new frustrations
If you feel that life’s passing by, passing by
Catch the train of better times
Rock tonight

Hard times go
As soon as the good times roll
Hard times go
As soon as the good times roll

Si a veces te sientes muy triste
Atrapado en malas vibraciones
Y parece que has perdido el rumbo
Y tu destino
Si sientes que la vida pasa, pasa
Coge el tren de tiempos mejores
Balancéate esta noche
Los tiempos difíciles se van
Tan pronto como los buenos tiempos ruedan
Hard times go
Tan pronto como lleguen los buenos tiempos
Si sientes que toda tu vida
está llena de complicaciones
Y casi todo lo que intentas
Termina en nuevas frustraciones
Si sientes que la vida pasa, pasa
Súbete al tren de tiempos mejores
Balancéate esta noche
Los tiempos difíciles se van
Tan pronto como los buenos tiempos ruedan
Hard times go
Tan pronto como lleguen los buenos tiempos

48 comentarios en «As soon as the good times roll. Scorpions»

  1. Y yo por la noche sintonizando Disco Cross a ver si conectaban con el concierto, porque no me dejaron ir. No lo entiendo, ¡con trece añazos que tenía ya!

    Responder
  2. Mi recuerdo de ese concierto, aparte de parecerme que la guitarrista de Vixen (Jan… RIP) era una diosa bajada del cielo esa noche, es que lo que tocaban Rudolf/Matthias estaba al mismo nivel que Paganini. Recuerdo que todo lo que hacían los guitarras me parecía magia, imposible de replicar para un mortal…. tropecientos años después, me siento una tarde a tocar (sin ser para nada un virtuoso) las partes de Rudolf y te sacas un disco en media tarde… Dichosos los ojos y los oídos de un niño/adolescente…. Y, por supuesto, no es lo mismo copiarlo que crearlo. Y ellos tenían esa magia que yo jamás tendré. 🙂

    Responder
  3. Medication information here. Medication pamphlet available.
    [url=https://tadacip365n.top/buy-cheap-tadacip.html]where can i buy tadacip[/url]
    Medication resource available. Prescribing details available.

    Responder
  4. Drug trends described. Recent drug developments.
    [url=https://tadacip365n.top/where-to-buy-tadacip.html]buy tadacip 20 mg[/url]
    Recent medicine developments. Medicine leaflet available.

    Responder
  5. Comprehensive medicine overview. Recent medicine developments.
    [url=https://stromectol3us.top]generic ivermectin cream[/url]
    Read about medicines. Latest pill trends.

    Responder
  6. Pill impacts explained. Find drug information.
    [url=https://stromectol3us.top]buy liquid ivermectin[/url]
    Comprehensive medicine facts. Access medication details.

    Responder
  7. Latest medication developments. Current medication trends.
    [url=https://isotretinoin365n.top]buy isotretinoin no prescription[/url]
    Get drug facts. Medication leaflet available.

    Responder
  8. Patient pill information. Drug overview available.
    [url=https://biaxin365n.top]buy biaxin with no prescription[/url]
    Medication impacts described. Medication impacts explained.

    Responder

Deja un comentario