19. Descending. The Black Crowes

Como todos los años, mi amigo Víctor y yo empezamos a preparar nuestro viaje de esquí unos meses antes. El destino elegido en 1997 fue Astún y decidimos hacerlo a través de una agencia especializada en viajes para practicar este deporte.

Como queríamos estar en un apartamento para nosotros dos solos teníamos que pagar un poquito más, pero, al menos, nos asegurábamos evitar el inconveniente de tener que compartir con desconocidos, dificultad que ya habíamos sufrido en otras ocasiones en las que nuestro poder adquisitivo era mucho menor.

Al llegar al apartamento comprobamos con gran alivio que era bastante cómodo, grande y para muchas más personas. Para que os hagáis una idea diré que casi podíamos elegir una cama para cada día. Allí desplegamos nuestros equipos, un calefactor para secar bien las botas y la ropa, la comida de la semana y, por supuesto, la pata de jamón.

Después de la organización de los enseres y viandas varias, mientras yo preparaba la cena y Víctor daba buena cuenta del jamón, recibimos la llamada del organizador del viaje para comentarnos que el grupo acababa de llegar, lo cual nos importaba bastante poco, pero que el guía del grupo se había quedado sin habitación y que si, por favor, podíamos dejarle dormir esa noche, únicamente, en alguna de nuestras muchas camas. No sin cierto recelo y con la convicción que sería una sola noche, aceptamos y al cabo de un rato llamaban a la puerta del apartamento.

Allí estaba Carlos, que entró con una sonrisa y un cigarro a medias que desprendía un olor sospechoso y ya no salió más. Durante esa semana, nos hicimos amigos y aquella fue la primera de muchas aventuras juntos. Aprovechando que era el guía y además monitor de esquí, y que tanto él como nosotros teníamos la cara bastante dura, nos metimos en sus clases y durante esa semana perfeccionamos bastante nuestra técnica con la única condición de que le diéramos de cenar.

Poco tiempo después, Carlos montó su propia agencia de viajes que llamó Ski Europa y así se convirtió en el patrocinador oficial y delantero titular (por exigencias del contrato de patrocinio) de nuestro equipo de futbol-7 de Majadahonda, que mantuvo el nombre muchos años después de que la agencia cerrara.

Con él hicimos varios viajes más de esquí a Andorra y a los Alpes franceses, pero el que siempre recordaré fue el que hice con él y con su amigo Fernando a Sierra Nevada. Fernando tenía allí un apartamento que tenía que pintar y Carlos había cogido un bar para la temporada. El planning diario consistía en esquiar por la mañana, nunca demasiado pronto, pintar el piso por la tarde y por la noche ir al bar a echar una mano, sirviendo copas, poniendo música o repartiendo flyers por la calle.

Alguno de esos días en los que la cosa se complicaba más de la cuenta, sacábamos los palos de golf y acabábamos practicando nuestro swing al alba en una de las laderas de la estación, mientras hacíamos tiempo para que abrieran el desayuno del buffet del Meliá para terminar la noche o empezar el día, según se mire, como unos señores. Creo que fue uno de los viajes más divertidos, extraños y agotadores que he tenido en mi vida y que por supuesto, también tuvo su propia banda sonora asociada con “Elevation” y “Beautiful day” de U2 y “You Stole the sun from my heart” y “If you tolerate this your children will be next” de Manic Street Preachers, como grandes protagonistas. De nuevo, el poder de las asociaciones, no puedo escuchar alguna de esas canciones sin visualizarme brocha en mano y riendo sin parar en el apartamento de Fernando.

En la Universidad las cosas seguían según el plan establecido, es decir, sacando todo año a año sin grandes complicaciones, intentando aprovechar las mañanas entre semana para sacar algo de tiempo para estudiar porque el fin de semana sabía que solo iba a tener tiempo para trabajar, salir y jugar al fútbol.

Mi relación con la gente de la clase cada vez era mejor, basada principalmente en mi apoyo en “El Ludo” y “El Chalamon” que eran dos piezas, o mejor debería decir pilares (aunque la primera también les define muy bien), fundamentales de la clase. Aquella “apertura” me llevó de manera bastante natural y sin ninguna pretensión hasta la dueña de los ojos verdes, María.

En un principio, simplemente me gustaban sus ojos y su sonrisa, pero poco a poco esa atracción fue creciendo y convirtiéndose en algo diferente, aunque yo trataba de no darle demasiada importancia. Un día me comentó que quería trabajar en verano y que si yo podría ayudarla a entrar en La Leyenda. En ese momento algo hizo “clic” en mi cabeza y en mis tripas.

Aunque mis relaciones en la Universidad habían mejorado mucho, yo todavía seguía sin mostrarme realmente como era o como yo creía que era. Sin embargo, el hecho de que María fuera a trabajar al mismo lugar donde me sentía tan integrado y en el que sí que mostraba mi lado más verdadero, lo tomé como mi gran oportunidad para que pudiera ver más allá del chico tranquilo y no demasiado hablador que era en clase.

Evidentemente, moví todos mis hilos y a principios de julio empezó a trabajar en La Leyenda. Aquel verano yo tenía el mismo contrato de seis noches a la semana, pero, al vivir muy cerca, me llamaban cuando tenían una urgencia, así que también trabajaba muchas mañanas y en ocasiones me quedaba de 17:00 a 20:00 preparando todas las mesas del restaurante para que a las 20:30 estuviera todo listo para empezar el servicio. En esos días, yo miraba qué mesas iba a tener María y preparaba con especial atención su rango proveyéndole de todo lo necesario para ahorrarle estrés y carreras: cucharitas de postre, barcas para la loza sucia, servilletas, paneras, copas, botellas de vino de la casa, en fin, hasta el más mínimo detalle. Aunque yo sabía que al cabo de un par de horas aquello se iba a convertir en un campo de batalla en el que el “búscate la vida” era la frase más repetida que fluía como un mantra entre todos los camareros, al menos los primeros momentos de la noche los podría pasar con cierto alivio. Por supuesto nunca se lo decía, y así me sentía como el héroe anónimo que cuida de su amada desde las sombras de una manera discreta y delicada a partes iguales.

Así fue pasando el verano. El simple hecho de verla todos los días y ser la persona a la que acudía cuando necesitaba o no sabía algo, me hacía sentir especial y aumentaba mis esperanzas de que ella pudiera empezar a sentir lo mismo que yo. Todo iba sobre ruedas hasta que me topé con el primer bache. Como toda buena sociedad en miniatura, los rumores y cotilleos dentro del restaurante corrían como la pólvora y no tardé en enterarme que había empezado a salir con otro. El descenso a los infiernos comenzaba y no sería el último. En esos momentos comenzó una montaña rusa de emociones que me tuvo en continúas subidas y bajadas durante un par de años y que ya os iré contando en próximas canciones.

Hace ya unos cuántos capítulos, os conté que uno de mis grandes anhelos era “descubrir” algún grupo nuevo a mi hermano mayor y después de varios intentos fallidos, al fin lo conseguí y me saqué esa espinita. El grupo se llama The Black Crowes y su primer disco “Shake your money maker” fue introducido en 1990 por mí en nuestro universo musical. Fue el primer grupo, o al menos el primero del que yo soy consciente, que le descubrí a mi hermano Manuel. Entonces, comenzó una especie de retroalimentación entre los dos. Aunque ese primer disco, es indudablemente “mío”, mi hermano empezó a escuchar los siguientes discos, y se convirtió en un fanático del sonido que mezclaba el blues y el soul con aires de rock sureño americano y con claras influencias de los Beatles, mientras yo me quedaba un poco anclado en el primer trabajo un poco más rockero. Sin embargo, gracias a su insistencia, empecé a escuchar con más atención aquellos discos y finalmente se convirtió en uno de esos grupos imprescindibles en mi vida, de los que también tengo toda la discografía y que, cuanto más escucho, más me gustan.

El 14 de febrero de 1995 tuvimos la oportunidad de ir a verlos al pabellón del Real Madrid con su gira “The Amorica or bust tour”.  Allí disfrutamos mi hermano mayor y yo de uno de los conciertos más especiales a los que he ido. En un escenario que era como el salón de una casa con alfombras y lámparas de pie, nos deleitaron con sus canciones y su estilo incomparable. Más allá de la música, para mí aquel espectáculo tuvo un significado mucho mayor porque me sentía especialmente orgulloso de haber sido yo quien descubriera el grupo que estábamos viendo a mi hermano Manuel, que tanto me había enseñado a mí. El próximo mes de octubre, con más de dos años de retraso volveré a verlos conmemorando el 30 aniversario de su primer disco, junto a mis hermanos y mis hijos en una noche que tiene todos los visos de ser algo realmente especial.

Una vez más, las dudas para elegir una sola canción son enormes. Cada vez que salgo a correr me llevo el ipod y allí tengo todos sus discos. Según acabo de correr tengo claro qué tema voy a elegir el siguiente día en el que, cuando salgo, vuelvo a cambiar de canción.

No todas las canciones de la lista pueden ser alegres, festivas o divertidas porque representan, al menos para mí, los diferentes estados de ánimo por los que he ido pasando en mi vida. “Descending” es la elegida. Hay teorías que dicen que la canción habla sobre la bipolaridad del cantante y letrista de la banda y otras que afirman que habla sobre el bajón de la heroína. Yo me inclino más por esta segunda teoría, aunque como habéis podido ir comprobando a través de mis pequeñas historias, la bipolaridad o ese desdoblamiento de la personalidad que “sufrí” en el colegio también ha sido parte de mi existencia.

Cada vez que escucho la canción irremediablemente la relaciono con aquella época de bajones sentimentales (nada que ver con la heroína en mi caso) que fueron los dos últimos años de universidad. El piano de la introducción y del cierre de la canción son, para mí, una de las melodías más bellas que existen y  escuchar las primeras notas todavía me genera un alud de sensaciones diferentes, complicadas, una vez más, de explicar con palabras… agridulce, nostalgia, desconsuelo, superación, todo ello mezclado con breves momentos de euforia y pesar a la vez por la sensación, nunca confirmada, de haber tenido mis sueños al alcance de mi mano y no haber sido capaz, probablemente por cobardía, de lanzarme a por ellos.

En fin, me callo ya, os dejo una versión en directo con el ya desaparecido Eddie Harsh en la que el teclista muestra todo su talento en el final de la canción. Es brutal como los propios miembros de la banda le aplauden al terminar emocionados por su actuación. Para acabar, os dejo las instrucciones: Relajaos, bajad las luces, poneos cómodos, subid el volumen, olvidad vuestras preocupaciones y simplemente disfrutad de la canción, quizás recordando algún episodio de vuestra vida en el que hayáis tenido el corazón roto.

Have mercy baby
I’m descending again
Open your eyes
This time it’s sink or it’s swim
No sermons on ascending
No verdict on deceit
No selfish memorandum
No confusion for me

Curses
Curses and clues
A feast for fools
Have mercy baby
And hand me downs
It was just a few years ago
You’d hand me ups and map
Right out of town
But I would let it slide
Like mercury
Silver and quick
Poisonous and deadly
So deadly

Ten piedad bebé

Estoy descendiendo de nuevo

Abre los ojos

Esta vez es hundirse o nadar

No hay sermones sobre el ascenso

No hay veredicto sobre el engaño

No hay memorándum egoísta

Ninguna confusión para mí

Maldiciones

Maldiciones y pistas

Una fiesta para tontos

Ten piedad nena

Y dame la mano

Hace sólo unos años

Me darías un mapa y un mapa

Justo fuera de la ciudad

Pero yo lo dejaría pasar

Como el mercurio

Plateado y rápido

Venenoso y mortal

Tan mortal

1. Jealous Guy. John Lennon.

En mi casa siempre hemos escuchado música. Mis padres tenían una gran colección de discos de música clásica que estaban ...

2. Moonlight Shadow. Mike Oldfield

Antes de empezar a contaros mis aventuras infantiles me gustaría hacer una pequeña reflexión. La semana pasada murió uno de ...

3. Siempre estás ahí. Barón Rojo

En el verano de 1981 ocurrió un evento que sin duda marcó mi vida y la de mis hermanos. Para ...

4. Cantante urbano. Topo

Primeros años 80, la movida madrileña triunfaba, libertad, transgresión, todo eso me quedaba todavía un poco grande y no sabía ...

5. Here I go again. Whitesnake

Como ya he comentado anteriormente nunca fui muy buen estudiante, me costaba muchísimo poner los codos sobre la mesa y, ...

6. Blood on blood. Bon Jovi

Así, entre canastas y canciones, llegó un momento que, visto desde la perspectiva del tiempo, definiría los siguientes periodos de ...

7. We´ll burn the Sky. Scorpions

A pesar de mis problemas iniciales de adaptación, el año de 1º de BUP estaba decidido a perseguir mis sueños, ...

8. Kayleigh. Marillion

Una de las cosas que mis padres me permitieron a pesar de ir aprobando únicamente educación física e inglés, qué ...

9. Cum on feel the noize. Quiet Riot

El segundo curso de BUP transcurrió de manera muy similar al primero. Yo empezaba todos los años con unos propósitos ...

10. Can´t Stop this feeling. REO Speedwagon

En el post de hoy me voy a tomar una licencia. El mes de marzo es un mes que está ...

11. Luanne. Foreigner

Continuamos donde nos quedamos antes del paréntesis de mis padres, ya en el último año del colegio. Aquel fue un ...

12. Hysteria. Def Leppard

Dibujo realizado por el primo Mike y por mí. Borja y yo fuimos a la actuación que realizaron en el ...

13. Heaven Tonight. Waysted

El segundo año de la Universidad las cosas proseguían casi, casi, en la misma línea. Aprobaba más o menos bien ...

14. Dreams. The Cranberries

En un abrir y cerrar de ojos ya estaba en el último año de la Universidad y me acercaba de ...

15. Summer of ´69. Bryan Adams

Para obtener el título oficial de Técnico de empresas y actividades turísticas no era suficiente con completar los tres años ...

16. Making Believe. Social Distorsion

Después de conseguir aprobar la reválida y de mi instante de fama, me tocó hacer frente a la llamada de ...

17. You Shook me all night long. AC/DC

Mi entrada en la La Leyenda no pudo ser mejor. Como ya he comentado, mi hermano Luis me abrió el ...

18. Kiss me deadly. Lita Ford

En el segundo año de ADE las cosas iban bien. Iba sacando todas las asignaturas, aumentaba mis interacciones sociales con ...

19. Descending. The Black Crowes

Como todos los años, mi amigo Víctor y yo empezamos a preparar nuestro viaje de esquí unos meses antes. El ...

20. Special. Garbage

Afrontaba el cuarto y último curso de la universidad con el expediente totalmente limpio de asignaturas anteriores y dispuesto a ...

21. Salir. Extremoduro

Las discusiones en clase para decidir el destino del viaje de fin de carrera fueron bastante intensas. Al final nos ...
Primeros minutos en Leeds 1999. Unfinished Sympathy

22. Unfinished Sympathy. Massive Attack

Nuestra primera opción, cuando llegamos a Reino Unido, fue la de intentar la aventura en Londres, así que los primeros ...

23. Romeo and Juliet. Dire Straits

Entrábamos en un nuevo siglo y, a pesar de todas las amenazas y profecías, el mundo siguió girando y nada ...

24. Sometimes. James

Cuando llegué a Madrid las puntas de mi pelo seguían blancas por el tratamiento de decoloración al que había sometido ...

25. La leyenda del tiempo. Camarón

De nuevo me encontraba a las puertas del verano, con una titulación más y en búsqueda de un trabajo que ...

26. Pure. Lighting Seeds

Calle 54 era un proyecto de varios socios, todos con experiencia en dos tipos de sectores, el cine y el ...
Malandragem. Cassia Eller

27. Malandragem. Cassia Eller

Cuando te encuentras en un momento tan feliz como en el que yo estaba, los días pasan sin darse cuenta ...

28. Black. Pearl Jam

Metidos ya en pleno mes de agosto, empezamos a dar forma al proyecto que nos iba a convertir en empresarios ...
Un suspiro acompasado

29. Un suspiro acompasado. Robe

Hasta ahora siempre he seguido una misma estructura en mis relatos, os cuento mis recuerdos de la época en cuestión ...

30. Disarm. Smashing Pumpkins

A pesar de las interminables jornadas que hacíamos en el Nham, esa época de mi vida tiene un hueco en ...
Voglio verte danzare. Franco Battiato

31. Voglio vederti danzare. Franco Battiato

La boda, Voglio vederti danzare. Lo primero que tuvimos que hacer fue fijar la fecha de celebración. Queríamos que fuera ...

32. Shame on you. Gun

Como ya sabemos, la dicha dura poco en la casa del pobre y aunque pudimos disfrutar de tres días de ...

33. One Headlight. The Wallflowers

En la familia de mi padre hay dos eventos familiares que consiguen reunirnos a muchos de los tíos, primos, sobrinos, ...
Missing you

34. Missing you. John Waite

Lo primero que Paula me dijo nada más levantarme el día de mi 35 cumpleaños, mientras veía las calles de ...
Bat Out of Hell

35. Bat Out of Hell. Meat Loaf

Una soleada mañana de enero, de esas que abundan en Madrid, en la que el frío se compensa con los ...
By your side

36. By your side. Sade

El sofocante calor seguía golpeando sin piedad el asfalto de Madrid y a pesar de todas nuestras medidas preventivas y ...
King George

37. King George. Dover

King George. No recuerdo bien cuándo nos mudamos al piso de Las Rozas, pero sí sé que fue durante la ...
Bobby Jean. Bruce Springsteen

38. Bobby Jean. Bruce Springsteen

Una vez instalados en la nueva casa, nos pusimos manos a la obra con uno de los proyectos que más ...
Échale, échale

39. Échale, échale. Mártires del Compás

Como todos los meses de octubre comenzábamos de nuevo la temporada de fútbol y yo seguía acumulando partidos y goles, ...
So in love with you

40. So in love with you. Texas

¡Quiero una casa con chimenea! Esa era la última de mis exigencias nunca cumplidas. Por fortuna, la nueva casa contaba ...
Us against the world

41. Us against the world. Coldplay

La obsesión de Unai durante aquellas navidades fueron los villancicos. Campana sobre campana, los peces en el río, pero sobre ...
Sandstorm. Darude

42. Sandstorm. Darude

Durante estos casi once meses que llevamos conociéndonos, una de las cosas que más me han o habéis, para hacerlo ...

43. Sweet Child O´Mine. Guns and Roses

Las Navidades de 2016 empezaron como siempre, rompiendo los boletos de Lotería no premiados y pensando que al menos teníamos ...
Don´t Stop Believing

44. Don´t Stop believing. Journey

El nacimiento de Jara no vino precisamente con un pan debajo del brazo. A principios del 2018 recibimos una carta ...

45. What you give. Tesla

Mi corazón latía con fuerza, los músculos de las piernas empezaban a doler y la cabeza empezaba a mandarme mensajes, ...
Times Like These

46. Times like these

Aunque ya había dejado el fútbol hacía tiempo, seguía manteniendo el contacto con mis compañeros del Sallema que, de vez ...
So Long Marianne

47. So Long Marianne. Leonard Cohen

En la segunda mitad del año 2020 nos taparon a todos la boca. El uso de la mascarilla se hizo ...
Next to me

48. Next to me. Imagine Dragons

¡Beep, beep, beep…! La alarma. Saco un brazo de debajo de la sábana y deslizo la pantalla de mi móvil ...
Lo bueno y lo malo

49. Lo bueno y lo malo. Duquende

¡¡¡¡Puuuuffff!!!! No sé por dónde empezar. Habrá que hacerlo por orden. Disculpad si notáis un estilo un poco atropellado, se ...
Cincuenta sin darme cuenta

50. Cincuenta sin darme cuenta

Hoy me he levantado prontito, quiero encender la chimenea, desayunar tranquilamente y ponerme a escribir la última canción del año ...

10 comentarios en «19. Descending. The Black Crowes»

  1. Hola Marcos: Ahora comprendo de donde te viene la afición del SKy. Este capitulo ha sido también muy entretenido y poco a poco se va viendo que te vas haciendo mayor. Estupendo. Besos Palomac

    Responder
  2. Otros grupos que me han gustado mucho ahora me dan más igual, con Black Crowes no me pasa, y con esta canción menos. Gracias por elegirla
    El concierto fue memorable, de esos momentos en los que piensas que estás viviendo algo especial y que no habría un sitio mejor en el planeta donde estar

    Responder
  3. ¡MARAVILLOSA, amigo! ¡Qué solo de piano más increíble! ¡Qué gran voz la de Chris Robinson! (no es que lo conociera, es que lo he buscado en Google, ¿eh?)
    Gracias por descubrirme una balada tan preciosa, no me extraña que sea tan especial para ti y que la asocies a sentimientos tan potentes y profundos… Como canta el gran Sabina: «no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió». Y quien no haya tenido nunca el corazón roto, es que no ha vivido lo suficiente… ¡A tus pies, seguimos!

    Responder

Deja un comentario