That´s all. Genesis

Esta semana la realidad me ha vencido, me ha aplastado y no me ha dejado ni un segundo para pensar sobre qué quiero hablar.

Normalmente durante la semana tengo los ojos bien abiertos porque detrás de cada conversación, detrás de cada momento, en la cola de charcutería, en el camino al cole o mientras corro por los montes, alguna idea me ilumina momentáneamente un pequeño rincón del cerebro, y si es buena, esa luz se va expandiendo por dentro hasta que conecta con una canción, un recuerdo o un sentimiento que intento plasmar en mis historias de los miércoles.

No es que no haya pasado nada, en realidad es que han pasado tantas cosas, que, como decía al principio, han pasado por encima de mí y no me ha permitido prestar la atención necesaria a la vida.

Os cuento esto para que entendáis que hoy el que toma las riendas de esta historia es el compromiso adquirido, porque las ganas o la necesidad de contar algo interesante o emocionante brillan por su ausencia.

El fin de semana he debutado como director de carrera de una Backyard Ultra. Correr es duro, pero aguantar 42 horas seguidas organizando, ayudando, animando, publicando, etc…no le va a la zaga.

Al final de la carrera de cada uno se podía ver claramente cómo el esfuerzo afectaba directamente y sin piedad a los músculos de los corredores. El resultado era un curioso y a la vez gracioso movimiento robótico común a todos ellos.

Lo que no se podía ver era cómo el esfuerzo, mental en mi caso, afectaba directamente a mi cerebro que se movía de la misma manera que las piernas de los corredores, con una ostensible cojera en ambos hemisferios.

Ya estoy un poco mejor de mi cojera mental, pero ni mucho menos completamente recuperado.

No os contaré mucho más de la experiencia, básicamente porque mañana tengo que escribir la crónica de la carrera para publicarla el jueves en nuestra Ñusletter.

¿Qué no sabes qué es eso? Cuando acabes de leer lo de hoy, pinchas aquí y te apuntas.

Por otro lado, sigo con mi proyecto de copychuelas.

¿Qué no sabes qué es eso?

¿Tampoco?

Poco me has leído o poca atención me has prestado. Si pinchas en la palabra copychuelas, podrás verlo y lo más probable es que te apuntes también a mi Newsletter. Me vas a tener hasta en la sopa.

¡Apúntate coño!, ¡que no te cuesta nada!

Disculpadme los modales, os dije que tenía una cojera mental importante.

That´s all

Justo cuando pensaba que todo iba bien

Descubrí que estoy equivocado, cuando pensé que tenía razón

Siempre es lo mismo, es una pena, eso es todo.

Algunos pensaréis que me estoy pasando hoy con la publicidad. Tenéis toda la razón, pero es que la publicidad en este canal me sale muy bien de precio y tengo que aprovechar las ofertas.

Además del precio, lo mejor es que no tengo ningún tipo de restricción, censura o limitación. Puedo poner lo que me salga de los…hemisferios.

Date prisa Marquitos que se te están cayendo los párpados y tienes que contar algo interesante que si no la gente se te va.

Como os comentaba han sido siete días muy intensos tratando de sacar tiempo y energías para atender de la mejor manera posible dos de los proyectos que estoy empezando a echar a andar. ´

Del proyecto de copychuelas os puedo contar que he conseguido mi primer cliente. En principio es por un periodo de dos meses y si la cosa va bien ampliaremos. No es mucho, sobre todo teniendo en cuenta la pesada cadena con una bola de acero en uno de los extremos que debemos arrastrar los autónomos de este país, pero la inyección moral me ha servido para vitaminarme y supermineralizarme.

El de vueltasalacabeza ya lleva un tiempo y muy poco a poco se van viendo los resultados. Este año hemos conseguido vender el doble de dorsales que el año pasado y la carrera se va haciendo más conocida, tanto en España como en el extranjero.

En esta ocasión hemos tenido representación de cinco países, España, Portugal, Rumanía y Estados Unidos. También teníamos inscrito a un francés que hizo mutis por el foro y no se presentó.

“Mutis por el foro”, vaya expresión. Hacía años que no la escuchaba y ha salido así, sin pensarlo, sin necesidad de buscarla en Google ni nada por el estilo.

Esa expresión debe de ser de la época en la que tenía que acudir a mis clases particulares de matemáticas estando en primero o segundo de BUP. Tampoco recuerdo el nombre del chico que me daba clases, pero recuerdo perfectamente que tenía un disco de Genesis cuyo nombre era Genesis también.

Por supuesto, me llevé una cinta Sony con dolby Surround, de las más caras, para grabarme ese disco, y aunque conseguí aprobar, lo que realmente aprendí ese año fueron las canciones de ese disco.

No podría elegir una única canción. Absolutamente todas tienen ese ingrediente especial que es capaz de poner en funcionamiento la máquina del tiempo y me transporta hasta esa adolescencia abarrotada de música, de amores imposibles y de una búsqueda incesante de la que sería la persona que tenía que acompañarme en mi camino.

La verdad es que te quiero

Más de lo que quería

No tiene sentido tratar de fingir

No ha habido nadie que

Que me haga sentir como tú

Di que estaremos juntos hasta el final.

Esa parte de la canción fue convenientemente tallada en todas mis terminaciones nerviosas y fueron esas mismas las que se activaron hace ya veinte años cuando sonaba Michel Camilo en la radio del coche y la magia inundó ese espacio y el resto de mi vida.

Y eso es todo.

Just as I thought it was goin’ alright
I found out I’m wrong, when I thought I was right
It’s always the same, it’s just a shame, that’s all
I could say day, and you’d say night
Tell me it’s black, when I know that it’s white
Always the same, it’s just a shame and that’s all

I could leave, but I won’t go
Though my heart might tell me so
I can’t feel a thing from my head down to my toes
But why does it always seem to be
Me lookin’ at you, you lookin’ at me
It’s always the same, it’s just a shame, that’s all

Turnin’ me on, turnin’ me off
Making me feel like I want too much
Livin’ with you is just putting me through it all of the time
Runnin’ around, staying out all night
Taking it all instead of taking one bite
Living with you is just putting me through it all of the time

I could leave, but I won’t go
But it’d be easier I know
I can’t feel a thing from my head down to my toes
Why does it always seem to be
Me lookin’ at you, you lookin’ at me
It’s always the same, it’s just a shame, that’s all

Truth is I love you
More than I wanted to
There’s no point in trying to pretend
There’s been no one who
Makes me feel like you do
Say we’ll be together ‘til the end

But I could leave, but I won’t go
It’d be easier I know
I can’t feel a thing from my head down to my toes
So why does it always seem to be
Me looking at you, you looking at me
It’s always the same, it’s just a shame, that’s all

But I love you
More than I wanted to
There’s no point in trying to pretend
There’s been no one who
Makes me feel like you do
Say we’ll be together ‘til the end

But just as I thought it was going alright
I find out I’m wrong when I thought I was right
It’s always the same, it’s just a shame, that’s all
Well, I could say day, you’d say night
Tell me it’s black when I know that it’s white
It’s always the same, it’s just a shame, that’s all
That’s all

Justo cuando pensaba que todo iba bien

Descubrí que estoy equivocado, cuando pensé que tenía razón

Siempre es lo mismo, es una pena, eso es todo

Podría decir día, y tú dirías noche

Dime que es negro, cuando sé que es blanco

Siempre lo mismo, es una pena y eso es todo

Podría irme, pero no me iré

Aunque mi corazón me lo diga

No puedo sentir nada desde la cabeza hasta los dedos de los pies

Pero por qué siempre parece ser

Yo mirándote a ti, tú mirándome a mí

Siempre es lo mismo, es una pena, eso es todo

Me enciende, me apaga

Me hace sentir que quiero demasiado

Vivir contigo es ponerme a prueba todo el tiempo

Corriendo por ahí, quedándome fuera toda la noche

Tomando todo en lugar de tomar un bocado

Vivir contigo es hacerme sufrir todo el tiempo

Podría irme, pero no me iré

Pero sería más fácil, lo sé

No puedo sentir nada desde la cabeza hasta los dedos de los pies.

Por qué siempre parece ser

Yo mirándote a ti, tú mirándome a mí

Es siempre lo mismo, es una pena, eso es todo

La verdad es que te quiero

Más de lo que quería

No tiene sentido tratar de fingir

No ha habido nadie que

Que me haga sentir como tú

Di que estaremos juntos hasta el final

Pero podría irme, pero no me iré

Sería más fácil, lo sé

No puedo sentir nada desde la cabeza hasta los dedos de los pies.

Entonces, ¿por qué siempre parece ser

Yo mirándote, tú mirándome

Siempre es lo mismo, es una pena, eso es todo

1 comentario en «That´s all. Genesis»

Deja un comentario